viernes, 12 de julio de 2013

LA UTOPÍA DE LA AUTORREGULACIÓN




Para las mamás que tratamos de criar a nuestros hijos de la forma más respetuosa posible, la palabra Autorregulación es bien conocida y a unas más que a otras, la autorregulación nos trae de cabeza.

Primero tenemos que aguantar críticas y presiones a nivel social y muchas veces familiar por nuestra forma de alimentar a nuestros hijos, si el bebé mama a demanda, es que está todo el día a la teta, es que te toma el pezón por un chupete….

Si optamos por lactancia prolongada... es que es muy mayor para la teta. Si le cogemos en brazos, si colechas, si le dejas elegir, si le permites expresar sus emociones, si no le llevas aún a la guarde. Vamos que se nos juzga por todo….

Y en segundo lugar estamos nosotras, luchando por permitir a nuestro hijo que se autorregule contra viento y marea.

Y dándonos de cabeza con unas normas sociales que imposibilitan la autorregulación humana, desde la miserable baja por maternidad que disfrutamos, con horarios de trabajo inflexibles, con informaciones sobre crianza contradictorias, con escuelas abarrotadas y obsoletas a nivel pedagógico y con nuestras propias limitaciones y nuestra historia infantil de la cual repetimos patrones, lo queramos o no. ¿Cómo podemos fomentar la autorregulación en nuestros hijos, si ni nosotras mismas estamos autorreguladas y el entorno social mucho menos?

Y por fin, justo antes de que  perdamos  la cabeza aprendemos  el arte de relativizar y de adaptar nuestra forma de crianza a las normas sociales, sin sentirnos culpables por no llegar a nuestro ideal de crianza y diferenciando lo óptimo de lo posible.

Las  variables para que se de autorregulación está condicionada por otros factores de tipo infraestructural, social y cultural y no contar con ellas es situar la teoría de la autorregulación no ya en el terreno de una bella utopía hacia la que tender, sino más bien en la del idealismo. Se trata de reconocer nuestros límites personales y sociales y hacer al fin y al cabo lo que podamos….

No hay comentarios:

Publicar un comentario